austrias 1borbones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sorprendo a mis amigos no madrileños, y mucho, cuando, al llevarles a conocer Madrid, me planto en la Plaza de Cibeles, les hago mirar hacia la Puerta del Sol y les digo (así, por las buenas, sin piedad): “Estais viendo el Madrid del siglo XVII” y, para rematar su nivel de sorpresa, cara de pocos a amigos (los más juerguistas) o ilusión, les digo: y para no equivocarme; y para que veamos todo en estas próximas seis o siete horas, me he traído un plano; y saco el plano de Pedro de Texeira de 1656.

Es verdad (excepto, por supuesto, para los muy puristas, a los que pido de entrada perdón); desde la Fuente de Cibeles, si miras al frente y excluyes lo que queda a tus espaldas, más o menos estás viendo la longitud de la zona este del Madrid antiguo: a la derecha la Plaza de Colón y a la izquierda la Plaza de Atocha. Y también es verdad lo del plano: parece mentira pero, casi perfectamente, puedes seguir las calles del Plano Texeira cuatrocientos años después. Solo nos queda a mis amigos (incluído el juerguista, si no se ha retirado prudentemente, cosa que entendemos) y a mí, buscar al un buen libro que nos guíe en este periplo, y quizá amplíe un poco más nuestras barrocas miras.

Los libros que proponemos como lecturas cumplen con creces este papel, yo aún diría más, son los libros perfectos para ello y lo digo por varios motivos. En ellos su autor Luis Fernandez, Catedrático de Lengua y Literatura de Enseñanza Secundaria, nos guía en un total de catorce recorridos barrocos y diez borbónicos por los diversos rincones del Madrid de los siglos XVI al XIX (primer motivo). Nos guía; nos enseña lo conservado de las diversas épocas (en mayor o menor medida por supuesto) (segundo motivo); y lo no conservado que estuvo allí (tercer motivo); nos cuenta, en textos apartados, anécdotas o cuestiones vinculadas a la época y el lugar (cuarto motivo) y, en los casos en los que hay mucho que ver (estoy pensando en el interior de las iglesias y conventos) cargado de paciencia nos explica ordenada y pormenorizadamente, con un exquisito vocabulario artísitico (en el final del libro aparece un a modo de diccionario de términos artísticos para los no duchos en el tema) lo que estamos observando (quinto motivo). Además (sexto motivo) para evitar que nos perdamos entre tantísima información, para fijar referencias y poder identificar con claridad los monumentos, de cada edificio descrito y, por supuesto, conservado, nos ofrece una pequeña fotografía en blanco y negro de buena calidad. ¡¡Madre del amor hermoso!! ¿Qué más se puede pedir?

Se trata de un par de estupendos libros para viajar por Madrid, tanto en el sillón como haciendo turismo con una cámara en la mano. Yo he hecho ambas cosas: Primero leer tranquilamente los recorridos y después llevarlos a cabo con el propio libro en una mano y la cámara en otra. (Gracias a dios no me he equivocado en la función de cada mano).

Mi más sincera enhorabuena Don Luis Fernández.

Ficha de los libros: Paseos por el Madrid de los Austrias, Luis Fernández, ed. La Librería (2016 / 2019). Paseos por el Madrid de los Borbones, Luis Fernández, ed. La Librería (2018)

Share Button