CONCEPTOS ESENCIALES PARA RECONSTRUIR UNA HISTORIA DEL MÁS ALLÁ  (Alfredo Tiemblo Magro)

En primer lugar quiero agradecer a la Plataforma Cívica por la Independencia Jurídica  y, en especial a Jesús y a Patricia la oportunidad que se me brinda de estar aquí.

Mi intención en estos minutos es exponer las ideas esenciales, fuera de todo detalle, que, a lo largo de la historia han conformado una “historia del más allá”. Algunos son conceptos complicados, si tienen alguna duda, no duden en interrumpirme para que todos podamos seguir el hilo conceptual.

Podemos reconstruir la citada historia en torno a tres momentos cronológicos y una cuestión previa:

 Cuestión Previa: El acceso a la trascendencia como algo connatural al hombre

Y para empezar, hablemos de pura biología: en mi opinión el acceso a la trascendencia se puede considerar como algo connatural al hombre. Entendiendo trascendencia en su sentido filosófico: Aquello que está más allá de los límites naturales.

La naturaleza ha otorgado a cada uno de sus miembros ciertos mecanismos de supervivencia. Todos ellos se pueden resumir en dos:

1.Los propios de todos los seres vivos excepto el hombre; todos ellos con un denominador común: la adaptación al medio y, en su caso, la mínima modificación del mismo.

2.El propio del ser humano, y esto es la clave: la modificación radical del medio. Se puede decir, por tanto, para entendernos, que el poblado es tan natural para el hombre como el cuello largo para la jirafa.

¿Cómo funciona ese mecanismo de supervivencia llamado “modificación radical del medio”? Mediante dos fórmulas:

1.La capacidad de abstracción, directamente vinculada con el acceso a la trascendencia: para crear en la mente algo.

2.La inteligencia; para construir lo creado en un lugar explícito.

Al ser consciente el ser humano de su mortalidad, como mecanismo natural de su supervivencia, aplica, a los momentos después de la muerte, su propio mecanismo de supervivencia:

1.La capacidad de abstracción: Para crear en la mente los paisajes posteriores a la muerte

2.La inteligencia: Para construir lo creado; ahora fuera de su antiguo hábitat; ahora en el “Habitat escatológico”

El resultado de ambas combinaciones es lo que podemos llamar la “Creación escatológica”.

Esta “Creación escatológica” tiene, por lógica, un Sujeto: el “Sujeto escatológico”.

Y este “Sujeto escatológico” al igual que el individuo anterior a la muerte, por fuerza debe contener dos partes: 1.Un cuerpo físico y 2.Un “Hálito” que le da la vida.

1.Primer momento: el Paleolítico y el Neolítico

Probablemente es, en estos momentos, y esto también es esencial, cuando el ser humano empieza a vincular, el cuerpo de su “Sujeto escatológico” a la tierra y el “Hálito vital” al aire, al cielo, al tiempo tal vez.

Según la mayor parte de los especialistas este “Sujeto escatológico” era predominantemente corporal; difícil es rastrear las referencias iconográficas y arqueológicas del “Hálito” aunque no imposible.

¿Y el lugar de supervivencia? Según la mayor parte de los especialistas sería algún otro lugar de la tierra donde llevaría una vida similar a la antigua.

Es, en estos momentos cuando aparece otro concepto esencial: la “Magia”: Entendida como la capacidad que tiene, un individuo especial, de influir en la totalidad del cosmos, o incluso controlar su devenir, mediante ciertos actos, denominados, rituales.

Y también en estos momentos primigenios, muy probablemente, aparecen los primeros testimonios de otra idea esencial para nuestra historia: la idea de “Iniciación”: Ciertos individuos pueden acceder a los diversos mundos existentes, tanto en la tierra como en el cielo y, con pleno derecho, participar en ellos, mediante una purificación en vida tanto del cuerpo como del Hálito.

2.Segundo momento: Primeras culturas: Mesopotamia y Egipto

El “Sujeto escatológico”, al contrario que en la época anterior, va vinculándose, cada vez más, al aire, al cielo, al tiempo.

En Egipto la tierra y el cielo adquieren similar importancia para la existencia del “Sujeto escatológico”

En Mesopotamia la tierra pierde totalmente importancia y el cielo, si bien la absorbe por completo, se desvincula totalmente del ser humano. Del ser humano queda, tras su muerte, tan solo una mera sombra.

3.Tercer Momento: Segundo – primer milenio antes de Cristo

Surge la gran escisión, es, por ello, esencial en el desarrollo de nuestra historia:

3.1.En las civilizaciones occidentales y Próximo-orientales la supervivencia, tras la muerte, debe garantizarse por medio de un “Cuerpo escatológico” individualizado, personal. Parece obvio, pero no lo es, porque:

3.2.En las civilizaciones orientales la supervivencia tras la muerte se garantiza de forma radicalmente opuesta: anulando todo individualismo, todo personalismo.

3.3.Es en estos momentos cuando, en ambos lugares (occidente y oriente) surge otra idea esencial: la “Transmigración de las almas”. Mayoritariamente se defiende que la idea es, en origen, oriental, pero sus primeros testimonios, en ambos lugares, son contemporáneos cronológicamente hablando.

Veamos ahora brevemente los pormenores de cada mundo:

3.1.El mundo Próximo-Oriental y occidental

Como norma general se enfrentan dos tipos de “Sujeto escatológico”: Por un lado el “Eminentemente corporal” representado por el mundo judeocristiano; y por otro el “Eminentemente inmaterial (Hálito)” representado por el mundo clásico.

3.1.1.En el mundo Judeocristiano el cuerpo es esencial para la supervivencia, es la clave.

El cuerpo es, eso sí, transustanciado junto a su “Hálito”.

3.1.2.En el mundo clásico, retomándose la tradición mesopotámica, se apuesta claramente por el Hálito, (Psyque) y se desprecia el cuerpo y, por extensión, el elemento tierra, como lugar de asiento de todos los males.

Es en estos momentos, y en esta civilización, cuando surge aquí otra idea esencial: el agnosticismo, en un doble sentido:

1.Los dioses existen pero se desentienden por completo de los hombres; y los hombres tampoco necesitan de los dioses.

2.Tras la muerte nada nos espera; disfrutar, pues, de la vida.

 3.2.Oriente

La supervivencia se garantiza, ya lo hemos dicho, anulando todo individualismo; todo personalismo. ¿cómo? Existen tres respuestas

3.2.1.Respuesta delTaoismo:

Fundiéndose en el devenir natural del cosmos (Tao) evitando actuar en vida.

3.2.2.Respuesta del Hinduísmo:

Volver a fundirse en lo único existente (Brahma) comprendiendo que todo es ilusión (Maia) creada por el hombre a través de las pasiones y por medio de los sentidos.

3.2.3.Respuesta del Buddhismo:

Dos escuelas:

3.2.3.1.Escuela Mihayana (Pequeño Vehículo): Es la doctrina ortodoxa del Buddhismo, la que se defiende en los textos más antiguos Buddhistas, el conocido como Canon Pali. Se practica actualmente en Laos, Camboya y Srilanka esencialmente.

La liberación se produce “Estando fuera de la cadena de dolor”.

3.2.3.2.Escuela Mahayana (Gran vehículo): Se trata del grupo de dogmas más heterodoxos: Este “Estar fuera” tan ambigüo y, a la vez, tan subyugador del Canon Pali se interpreta de diversas formas: Buddhismo Tibetano, Chino, Coreano, Japonés y Zen esencialmente.

4.Conclusiones

Así pues, para concluir, podemos decir que los factores antropológicos esenciales para reconstruir una historia de la escatología, en mi opinión, son los siguientes nueve:

1.El propio y exclusivo mecanismo biológico de supervivencia del ser humano: la modificación radical del medio.

2.La creación, a partir de su puesta en práctica, del “Sujeto escatológico” con sus dos componentes: El corporal y el inmaterial.

3.La vinculación de estos componentes al elemento tierra-cuerpo el primero y al elemento aire, cielo, tiempo el segundo.

4.El progresivo predominio del vínculo segundo (aire, cielo, tiempo) sobre el primero (la tierra)

5.El concepto de Magia

6.El concepto de Iniciación

7.La gran división filosófica del primer milenio a.C. entre:

Por un lado: Las civilizaciones Occidentales y Próximo-orientales, defensoras de la supervivencia individualizada tras la muerte.

Y por otro Las civilizaciones orientales: defensoras de una supervivencia, despersonalizada; desindividualizada.

8.El concepto de transmigración de las almas. Cuyos primeros testimonios aparecen a lo largo del primer milenio a.C.

Y 9.El surgimiento del agnosticismo clásico.

NADA MÁS Y MUCHAS GRACIAS

Share Button